Turismo habrá recuperado su nivel previo al COVID a escala global para final de año

El turismo mundial está en camino de recuperar sus niveles anteriores a la pandemia de COVID-19 para finales de 2024, según la Organización Mundial del Turismo (OMT). Este pronóstico optimista se basa en el aumento continuo de los viajes internacionales y la reapertura de destinos que habían permanecido cerrados o con restricciones severas durante la mayor parte de los últimos años.

Zurab Pololikashvili, secretario general de la OMT, destacó que «el sector turístico ha mostrado una notable resiliencia y capacidad de adaptación ante desafíos sin precedentes». Añadió que las campañas de vacunación, la implementación de protocolos de seguridad sanitaria y la creciente demanda de viajes han sido factores clave en la recuperación.

A medida que más países levantan sus restricciones y los viajeros recuperan la confianza, se ha observado un incremento significativo en las reservas de vuelos y alojamientos. Europa y América del Norte lideran el repunte, con destinos como Francia, España, Italia y Estados Unidos reportando cifras cercanas a las de 2019.

Las aerolíneas y las cadenas hoteleras también están reportando un aumento en la demanda. Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), el tráfico aéreo global ha alcanzado aproximadamente el 90% de los niveles prepandémicos, con una proyección de plena recuperación para finales de 2024.

El turismo interno ha jugado un papel crucial en la recuperación de muchos países, especialmente aquellos con fuertes infraestructuras turísticas. Sin embargo, el retorno del turismo internacional es visto como un signo de normalización y un impulso vital para las economías dependientes del turismo.

No obstante, la OMT advierte sobre la necesidad de mantener medidas de seguridad y estar preparados para posibles rebrotes de COVID-19 o la aparición de nuevas variantes. La sostenibilidad y la gestión responsable del turismo también son puntos críticos que los países deben abordar para asegurar un crecimiento equilibrado y a largo plazo.

En resumen, el turismo global está en el camino hacia una recuperación completa, impulsado por la flexibilización de restricciones, la creciente demanda de viajes y el compromiso de la industria con la seguridad y la sostenibilidad.